agosto 21, 2009

Vega (cae)


El ensordecedor mensaje llegó inesperadamente. Esos monótonos chirridos, sonidos de otro mundo, no podían significar otra cosa. La información encriptada fue recibida con inmenso júbilo por los profesionales del Very Large Array, quienes enseguida se pudieron a trabajar: atolondrados y llenos de intriga, temblaban de pies a cabeza. Por fin, la larga lucha a través de las décadas hizo posible el premio mayor.


Si realmente estuviéramos solos en el Universo, qué gran pérdida de espacio, ¿no?

SETI // Un homenaje a la perseverancia.


Las cercanías de Vega, aquella vieja estrella, no eran todo lo que cabía en la imaginación, sino mucho más. Lo que se pueda describir con palabras es poco. En aquel planeta, predominantemente azul, fluían los ríos, y latían las selvas y bosques al ritmo de la vida, llenando el ambiente de un murmullo permanente. Se respiraba un aire puro, aunque cálido: un clima tropical los dejó atónitos, era muy agradable estar allí, lejos… tan lejos como nunca nadie lo había estado. Los mares, iluminados desde lo profundo por las avanzadas especies bioluminiscentes, escondían seres todavía más extravagantes que los encontrados en tierra. Donde su superficie no tenía ese color verde azulado tan magnífico, era porque se encontraba bajo las sombras de los más imponentes montes, algunos de los cuales según supieron más tarde, superaban los 14 Km. de altura sobre el nivel del mar.

Un crepúsculo permanente teñía las costas, parecidas a las de casa, de un color rojizo anaranjado… No había mucho tiempo: se dieron cuenta que Vega estaba muriendo. Por lo menos ahora, al contemplar aquel policromático escenario, cuyos distintos colores pintaron sus más profundas ambiciones, supieron que también hubo otros corazones (o donde sea que se alojen los sentimientos de otros especímenes extraterrestres, nativos de allí o no) marcados a fuego por Vega, algún tiempo atrás. Simplemente lo supieron. No estaban solos, claro está. Es por esto que decidieron llamar “Von” a la tierra sobre la cual sus pies se posaban, que significa Esperanza.

La enorme estrella roja, reina de aquel cielo de un azul profundo, dejaría de brillar en un tiempo definido, exacto; el fin era inminente. Sin embargo, en aquel lugar, los segundos transcurrían como años, el tiempo se sentía raro, por lo que no sabían cuando sucedería. Era hora de marcharse por aquel túnel en el que llegaron, que atravesaba también la 4ª dimensión. Quién sabe si en casa podrían llegar a vivir en paz, luego de que Vega haya colmado sus corazones de felicidad pura. Quizás, cuando atraviesen los cielos de la Tierra, se dieran cuenta que ella alberga muchísima tristeza, en comparación al presente planeta. Quizás, cuando Vega muera, ellos mueran con ella. Pero de algo estaban completamente seguros: si “Heim” no les desgarraba atrozmente los corazones, seguirían mirando al cielo y buscando, con mayor determinación, por supuesto.


Basado en "Contact", por Carl Sagan

+ info The Drake Equation y + links

2 comentarios:

  1. aaaahhh nono, me enamoré QQ los escenarios y las imágenes que creaste son increíbles. me llenó de paz, es hermoso!

    ResponderEliminar